Preocupa la llegada de avispas asesinas japonesas

Ciudad de México, a 06 de Mayo de 2020

Las avispas asesinas de Asia o avispas asesinas japonesas, han sido vistas en algunas partes de Estados Unidos. Esta avispa se caracteriza por matar abejas y por esta razón, los apicultores y científicos ven en ella una gran amenaza.

Si se llegan a adaptar al clima de aquél país, entonces podrían acabar con una gran parte de la población de abejas. Pero no sólo eso, también amenaza los cultivos que dependen de la polinización que llevan a cabo las abejas.

La avispa gigante de Asia, Vespa mandarina, es originaria y habitante de lugares como Japón, Corea del Sur y Taiwan con climas templados.

Estos insectos, en calidad de obreras, pueden medir 3.8 centímetros, mientras las reinas alcanzan una longitud de 5 centímetros.

Su aguijón es extremadamente largo, venenoso y puede hacer orificios en los trajes de los apicultores. También, está equipada con un par de pinzas muy poderosas.

Las avispas atacan colmenas de abejas, las decapitan con sus pinzas y se llevan el cuerpo para alimentar a sus crías. Tienen la capacidad de decapitar a abejas por minuto. En cuestión de horas pueden acabar por completo con una colmena.

La picadura de una avispa asesina puede muy ser dolorosa, y en algunos casos, fatal para los humanos. A diferencia de las abejas, las avispas pueden picar más de una sola ocasión. Afortunadamente, no están interesadas en los humanos, mascotas y otros animales, señala el Ministerio de Agricultura de la Columbia Británica.

Este cambio amenaza los cultivos de arándanos y frambuesas del noreste del Pacífico.

El Departamento de Agricultura del Estado de Washington, ha alertado a la población para que reporte cualquier avistamiento de las avispas asesinas, con el objetivo de frenar su propagación.

Aún no está claro cómo pudieron cruzar el Océano Pacífico, pero se piensa que pudo viajar en algún contenedor de mercancías de Asia.

Si en algo están de acuerdo los expertos, es que este es el mejor momento para acabar con la invasión, pues si no lo hacen en los próximos dos años será muy tarde, pues se habrán adaptado al clima y habrá una población integrada.

Las abejas aportan 20 millones de dólares en ganancias a Estados Unidos cada año, sin embargo, se enfrentan a un decremento de la población en todo el mundo. Desde 2006, las granjas de abejas de Estados Unidos han perdido un tercio de su población anualmente.

Fuente: dineroenimagen.com