Cómo se formó la violenta explosión de Beirut y por qué destruyó todo a su paso

Beirut, Líbano, 11 de Agosto de 2020

Las imágenes de la explosión en el puerto de Beirut, capital del Líbano, conmocionaron las redes sociales. 

Los videos, que al principio muestran un gran incendio y pequeñas detonaciones, han dado la vuelta al mundo gracias a un elemento que llama poderosamente la atención: 

A los pocos segundos de las grabaciones, una violenta explosión forma una onda de choque que se expande rápidamente en todas direcciones, sacudiendo las cámaras y destruyendo todo a su paso.

Aunque aún no se conoce el saldo del incidente, los primeros reportes indican que la explosión fue percibida hasta a 10 kilómetros de distancia, causando una devastación total en el área cercana y la destrucción parcial de vidrios, puertas y otros aún a kilómetros a la redonda:

Zona de muerte, de víctimas y periferia: los daños que causa una onda de choque

Según el aparto de explosivos y lesiones por ondas expansivas del Manual Merck de medicina, una onda de choque puede llegar a ser tan intensa como para desgarrar un tejido humano si se está cerca de la explosión, mientras que a la lejanía puede dañar los tímpanos, pulmones o el abdomen, además de los desechos lanzados a gran velocidad por la onda, que pueden impactar violentamente en el organismo.

El manual divide el sitio donde ocurrió la explosión según su gravedad en el cuerpo humano en  tres áreas: zona de muerte, zona crítica de víctimas y periferia de la explosión, según el siguiente criterio:

“En un epicentro de la explosión (zona de muerte), la mayoría de personas han muerto o están heridas de muerte. 

En el perímetro secundario (zona crítica de víctimas) hay más supervivientes, pero muchos de ellos probablemente tienen heridas múltiples

y por último, en la periferia de la explosión (zona en la que hay heridos pero pueden caminar por sí solos), la mayoría de las víctimas tienen heridas que no son potencialmente mortales y trauma psicológico”.